Jazz a la calle, una experiencia única

(Por Carol Guilleminot). Hace un par de décadas muy pocos hubieran imaginado que en la ciudad uruguaya de Mercedes afincara raíces el jazz , que cada enero llegaran músicos de diferentes países para confraternizar y menos aún que niños en edad escolar se volcaran al estudio del saxo, contrabajo, la flauta o el clarinete.

Sin embargo, el sueño de un grupo de personas convirtió en realidad todo eso y aún más: la capital de Soriano es reconocida actualmente como la capital del jazz en el Uruguay y cada año decenas de músicos de Latinoamérica y Europa se concentran allí para vivir y compartir una experiencia única con quien quiera escucharlos e interactuar con ellos. Con la ventaja además, que los toques callejeros y espectáculos son totalmente gratis para el público. 

 

Las "jams" (sesiones de improvisación) y las "big bands" de jazz fueron los condimentos principales durante los 9 días del 13º  Encuentro Internacional de Músicos Jazz a la Calle, realizado entre el 11 y 19 de enero, que recibió a referentes del género a nivel internacional que participaron de toques callejeros, clínicas y se presentaron en el escenario central ubicado en la denominada Manzana 20, un espacio de la Intendencia de Soriano existente en la rambla de la ciudad. Allí, cada noche la entrada es gratuita y  locatarios y turistas se acercan con sillas playeras para asistir a una programación de primer nivel en el punto culminante de la jornada.

Según lo informado por la organización, este año participaron 23 grupos -seleccionados entre 200 bandas inscriptas- y aproximadamente 180 músicos de jazz de Argentina, Chile, Paraguay, Brasil, Francia, Estados Unidos y Uruguay.

Jazz con sabor a barrio

Nuestro paso por el 13º Encuentro Internacional de Músicos Jazz a la Calle fue breve pero intenso.  Tras una larga jornada de visita a distintos lugares de Mercedes y alrededores en el marco del Fam Tour Jazz a la Calle 2020 que reunió a periodistas y agencias de viajes de Argentina y Uruguay, la propuesta fue conocer los toques callejeros de jazz.  

Las calles de Mercedes tienen un encanto especial al atardecer. Hay muchas que mantienen su empedrado, se cuela en alguna que otra esquina el aroma a jazmines mientras una pareja de veteranos toma mate en el zagúan y un poco más adelante los gurises salen raudos en bicicletas nuevas que seguramente los Reyes Magos han encargado de traerles.  Aire a enero por todas partes y, a poco de caminar, comienza a escucharse una melodía dulzona y envolvente. El cansancio del día poco a poco se va evaporando entre las notas de jazz...

Guirnaldas de colores cruzan sobre las calles donde hay toques callejeros. Los músicos -que han formado dúos, cuartetos o sextetos en la mañana en las "clínicas" -espacios donde músicos y expertos ofrecen charlas sobre temas como composición, armonía y música creativa- - se ponen de acuerdo sobre las canciones a interpretar, se instalan y hacen aquello para lo que vinieron: tocar jazz.

Así, se pueden encontrar músicos de nivel internacional improvisando en un barrio frente a vecinos sentados en playeras y gurises que han venido al toque con su guitarra de juguete, mientras los pequeños quioscos y almacenes de la cuadra están abiertos hasta tarde y venden desde refrigerios a empanadas y pizzas caseras. 

La luces amarillentas del alumbrado púbico y unas pocas que lleva alguna banda contribuyen a crear un ambiente muy especial y único, que sólo se vive allí, en Mercedes, en un toque callejero de jazz en la calle. Sencillamente genial.

Seguimos caminando y poco después llegamos a la denominada "Casa de Matosas", una construcción emblemática de la ciudad bajo el estilo del modernismo catalán y de clara influencia gaudiana.  Hoy está habitada como casa de familia y su dueña la ha ofrecido como telón de fondo de un toque callejero en el barrio de la zona Oeste.

La casa llama la atención de los turistas y el toque -que contó con la uruguaya María Noel Taranco como cantante- es seguido por una atenta platea mientras una mujer baila y los vecinos de enfrente disfrutan el espectáculo desde el balcón de sus casas.

Noches en Manzana 20

Alrededor de la Manzana 20 los visitantes seguramente se verán tentados por la abundante oferta del típico chorizos asados en medio tanque, mientras que el espacio verde donde está instalado en escenario central poco a poco se va llenado de cientos de sillas playeras  y, en tanto avanza la noche, además de disfrutar de buena música los espectadores consumen también diferentes especialidades de una variada oferta de la plaza de comidas del escenario central a escasos metros de las aguas del Río Negro bajo un cielo totalmente estrellado.

Aunque la programación termina poco después de la medianoche, las "jams" continúan hasta la madrugada. Así se cierra una jornada con la expectativa de la que vendrá y que tras el último toque,  al año siguiente con mayor brío aún, todo vuelva a empezar. Por algo desde 2014 Mercedes ha sido declarada oficialmente como la Capital Nacional del Jazz.

 

Este artículo se encuentra protegido por una licencia Creative Commons: Atribución, Compartir igual, Sin obras derivadas. Esto significa que usted es libre de compartir el articulo en cualquier medio y formato incluso para fines comerciales con la condición de atribuir el crédito correspondiente a su autora y lo comparta tal como se encuentra, sin realizar obras derivadas.

 

Publ-Lateral-2